Efectos del pensamiento en la salud

¿Producen los estados mentales elevados una expresión genética más sana?

El siguiente ejemplo ilustra cómo podemos enviar señales a nuestros genes de nuevas formas para empezar a sentir emocionalmente un acontecimiento antes de que se manifieste en el futuro.
En Japón se realizó un estudio para descubrir el efecto del estado mental sobre las enfermedades. Los participantes fueron divididos en dos grupos de pacientes con diabetes tipo 2, todos ellos dependían de la insulina. Ten en cuenta que la mayoría de diabéticos se medican con insulina para eliminar el azúcar (glucosa) del torrente sanguíneo y depositarlo en las células, donde se transforma en energía. Mientras se llevaba a cabo el estudio, los participantes fueron tratados con píldoras o inyecciones de insulina para controlar sus altos niveles de azúcar en la sangre.
Les hicieron a todos un análisis en ayunas para establecer los niveles basales de azúcar. Después los sujetos de un grupo miraron una comedia durante una hora, mientras el grupo de control asistió a una tediosa conferencia. Todos los participantes tomaron a continuación una deliciosa comida y luego les volvieron a medir el nivel de azúcar.
Hubo una importante diferencia entre los sujetos que gozaron de la comedia televisiva y los que asistieron a la pesada conferencia. A los que asistieron a la conferencia el nivel de azúcar les subió a 123 mg/dl, lo bastante como para necesitar tomar insulina a fin de reducir este peligroso nivel. En cambio, al afortunado grupo que había estado riendo una hora con la comedia, el nivel de azúcar sólo les había subido la mitad de esa cantidad (sólo lo tenían un poco más alto de lo normal) después de comer.
Al principio, los investigadores que realizaron el experimento creyeron que a los sujetos que se habían divertido viendo la comedia les había bajado el nivel de azúcar al contraer los músculos abdominales y diafragmátios
con sus risas. Concluyeron que cuando un músculo se contrae usa energía, y la energía que circula es glucosa.
Pero la investigación llegó más lejos. Al examinar la secuencia genética de los sujetos que se habían reído, descubrieron que esos diabéticos habían alterado veintitrés expresiones genéticas distintas al reírse con la
comedia. Por lo visto, su elevado estado mental había hecho que el cerebro enviara nuevas señales a sus células, con lo que se habían producido aquellas variaciones genéticas que permitían a su cuerpo regular de forma
natural los genes responsables de procesar el azúcar en la sangre.
Este estudio reveló claramente que nuestras emociones pueden activar unas secuencias genéticas en particular y desactivar otras. Al enviarle señales al cuerpo con una nueva emoción, los sujetos que se rieron
alteraron su química interior para cambiar la expresión de sus genes.
A veces se da un cambio repentino y espectacular en la expresión genética. ¿Has oído hablar de personas a las que el cabello se les vuelve blanco de la noche a la mañana tras vivir unas condiciones de lo más estresantes? Es un ejemplo de genes actuando. Tuvieron una reacción emocional tan fuerte que la química alterada de su cuerpo activó los genes
encargados de la expresión del pelo blanco y desactivó los de la expresión del color normal en cuestión de horas. Enviaron unas señales a nuevos genes de nuevas formas al alterar, primero emocionalmente y luego químicamente, su mundo interior.

Deja de Ser Tu. Joe Dispeza

Como ya he señalado en el último capítulo, cuando has «experimentado » un acontecimiento numerosas veces, al revivir mentalmente cada aspecto de él sientes la sensación que te producirá antes de que ocurra. Y a medida que cambias los circuitos de tu cerebro al pensar de una nueva forma, sientes las emociones que te produce la situación antes de que se manifieste físicamente y es posible que tu cuerpo cambie genéticamente.
¿Puedes elegir una posibilidad del campo cuántico (a propósito, ya existen todas las posibilidades en él) y sentir emocionalmente una situación futura antes de que se materialice? ¿Puedes hacerlo tantas veces que adiestres emocionalmente a tu cuerpo con una nueva mente, enviando señales a nuevos genes de una nueva forma? Si lo logras, es muy probable que empieces a conformar y moldear tu cerebro y tu cuerpo en una nueva expresión… para que cambien físicamente antes de que la posible realidad deseada se manifieste.

(Fragmento del Libro “Deja de Ser Tu” de Joe Dispeza)