Transforma Emociones con Respiración y Risa

Se sabe que la respiración es la única función del cuerpo que puede modificarse a voluntad. La risa es también un proceso corporal, y una forma de respiración, que también podemos utilizar de forma voluntaria.

En esta idea se basa el Yoga de la Risa, en utilizar estas posibilidades de nuestro organismo, a voluntad, y con la intención de favorecer nuestro bienestar.

Nuestro cuerpo es muy sabio, y en ocasiones nos pide bostezar, suspirar, estirarnos … todas estas expresiones de nuestra respiración son una forma de liberación de tensiones, de energía acumulada, de recuperación, de llenarse de nueva energía renovada.

Con las técnicas que se utilizan en los talleres de Risa Terapeutica, influenciamos en nuestras emociones a través la respiración y la risa.

Podemos reconocer fácilmente la relación existente entre las emociones y los procesos respiratorios. Los ejemplos más claros son que estando nerviosos la respiración es rápida, agitada, entre cortada, en la parte alta, etc, y cuando estamos tranquilos y relajados es lenta, calmada, amplia, en todo el cuerpo, etc.

En las sesiones de Yoga de la Risa combinamos ejercicios riendo con practicas Yoguicas de respiración consciente. Al ejercitar la risa, también estamos ampliando nuestra capacidad pulmonar. Si pensamos en cómo es la respiración después de una buena carcajada nos daremos cuenta de que esta conectada con la calma y la tranquilidad y además sentiremos estas sensaciones en el cuerpo y en la mente.

Por lo tanto en una sola sesión de Yoga de la Risa, entraremos con unas emociones y saldremos con otras muy distintas. Además si acudimos regularmente, e incorporamos las ideas y las prácticas a nuestra vida cotidiana, podremos apreciar notablemente algunos cambios como mayor calma, paz y quietud ante las circunstancias de cada día, mayor alegría, energía, optimismo y positividad, más ganas de vivir, más entusiasmo, mayor creatividad, ….

Y es que el Yoga de la Risa es una herramienta muy práctica, gracias a su sencillez es fácilmente aplicable, tanto a la cotidianidad de cada uno como a diversas áreas profesionales.

Sin embargo es importante recordar que para que cualquier conocimiento se haga práctico es imprescindible, practicar.

Natividad Martín Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *