Otoño

OTOÑO

El equinoccio da lugar a esta estación, un momento en el que se igualan las horas del día a las de la noche.

El otoño es una estación de recogimiento, de mirar hacia dentro, de buscar y encontrar la luz en el propio interior.

Es una oportunidad para generar nuevas ideas.

Es propicia para dejar caer las hojas viejas, las ideas y los pensamientos dañinos. Las emociones caducas, el rencor, la culpa… Dejando que todo lo que ya no te sirve, lo que ya no te nutre, caiga solo, sin esfuerzo, permitiendo que el viento se haga cargo de ello.

Es una oportunidad para liberarse.

Es propicia para encontrar el propio calor, el propio fuego interior. Para encontrar la calidez de tu Ser, permitiendo que la luz que ilumine tu vida sea tu propia luz interior.

Es una oportunidad para descubrirse y descubrir.

Es propicia para abrigarse, para encontrar, descubrir y hacer uso de todo aquello que nos de abrigo que nos dé cobijo, ya no solo físicamente, también mental, emocional y espiritualmente.

Es una oportunidad para reunirse, arroparse.

Es propicia para el recogimiento y el encuentro con otros seres en el calor del hogar y tu hogar esta allá donde tu estas.

Es una oportunidad para aprender.

Es propicia para iniciar, nuevos proyectos, nuevas relaciones, nuevas actividades, nuevas actitudes, nuevos pensamientos.

Es una oportunidad para la contemplación, para el deleite, para la observación  el disfrute.

Es propicia para cocinar, ricos y cálidos manjares, guisos, sopas.

Es propicia para iniciar, para comenzar, para emprender.

En el otoño hay una especial energía que impulsa los comienzos.

Es propicia para decidir, para tomar decisiones, para perseverar en ellas.

Confía en las decisiones que tomas y mantente firme en tu decisión.

El otoño es una estación, el otoño es transformación.

Y cómo las estaciones los estados internos y externos cambian y se transforman, varían y se acomodan.

Y es que nada permanece estático mucho tiempo pues la vida es dinámica.

Lo que no cambia, está muerto, pero hasta lo que está muerto cambia y por tanto tiene vida, una nueva y renovada vida.

Ábrete al cambio, a la luz de tu interior, ilumina tus sombras con tu propia luz interior.

Canalizado por Natividad Martín desde los Registros Akashicos