Meditación: El Árbol de la Sabiduría

Duración: 14 min

Audio: 

Transcripción:

Cierra los ojos. Deja que tu cuerpo se acomode, se relaje, se tranquilice.

Observa tu mente cómo un remolino que gira, con cada inspiración de tu cuerpo, el movimiento de ese remolino se hace más lento, y al cabo de 3 / 4 respiraciones, apenas puedes percibir el movimiento del remolino, con una respiración más puedes contemplar la quietud de tu mente, del lago sereno y en calma. Ese lago de fluidez de apertura, receptivo al conocimiento y la información que necesites en este momento, observa desde esa calma, desde esa quietud, el paisaje que te rodea, a tu alrededor, por encima y por debajo.

De este lago, emerge una chispa luminosa que se aventura hacia la superficie, al llegar a ella, toma forma humana, y camina por un sendero, por un camino, por una senda, que se adentra entre los arboles que se adentra en el bosque, pudiendo ver y contemplar cómo los árboles se abre en un claro, en un gran claro, en un luminoso y lleno de luz, un espacio en el centro del cual, hay un gran árbol, un árbol milenario, un árbol sabio, esa chispa de luz humana, se acerca paso a paso hacia ese árbol contemplando a su vez todo lo que le rodea.

Te encuentras ante el árbol, descubriendo una oquedad que da lugar a su interior, y atravesando ese espacio se adentra en el interior del árbol. Una vez dentro puedes sentir y percibir la sabiduría y el conocimiento que se contienen dentro de si.

Hay una hermosa estancia que invita a reposar, a sentarse, a recostarse.

Una vez acomodado ahí, calmado y relajado, hazte en tu interior una pregunta, ante ti aparece una pantalla en blanco, cómo una pantalla de cine en la cual se despliegan cómo en una película las respuestas a tus inquietudes, aceptando sin juzgar todo lo que se nos muestre, todo lo que aparezca, aceptando recibir. Permitiendo que se revele. y sabiendo que incluso, aún fuera de este árbol, aún fuera de este espacio, seguirán llegando respuestas, por que en todo momento estas conectado con la fuente infinita de Conocimiento y Sabiduría, de Luz y de Verdad.

La película termina, por ahora, la pantalla se retira, y agradeciendo y reconociendo la magnificencia del espacio en el que te encuentras, apreciandolo, contemplándolo, honrandolo, te dispones a salir de este espacio, volviendo al claro y observando tal vez desde otra perspectiva todo lo que te rodea en este momento, y volviendo paso a paso, por el camino hacia el lago del que surgió esta chispa de Luz, esta chispa divina, que tomo forma humana y al llegar a la orilla, te sientas sobre una piedra, sumergiendo los pies en el agua del lago, sumermiendo los pies en las cálidas, trasparentes, y tranquilas aguas. Y sintiendo el tacto del agua en tus pies, y chapoteando suavemente con los dedos en el agua, estirando pies, estirando los dedos de las manos, te preparas, para despertar en el cuerpo, en el aquí y en ahora, en el eterno presente, y moviendo tus pies y tus manos, estirando tu cuerpo, poco a poco, te desperezas y abres tus ojos.

Meditación Canalizada por Natividad Martín desde los Registros Akashicos