Dios

Dios es hombre y la muerte no Le resta divinidad.

El cuerpo no es el templo de Dios, el templo de Dios es la mente.

El cuerpo es proyección y por lo tanto no puede albergar el templo de Dios.

Todo lo que necesito es a Dios y a él ya lo tengo.

Dios me pone donde soy necesaria.

Lo que estoy viviendo es lo que quiere Dios para mi.

Dios está ansioso de darme lo que le pido.

Permito que sea Dios quien haga posibles todos mis anhelos.

La Paz de Dios que sobrepasa todo juicio custodia mi corazón.

Dios quiere para mi cosas aún mejores que las que yo misma quiero para mi.

No hay que morir para ver a Dios en todas las cosas.

Dios no es todas las cosas humanas y mundanas que se le hemos atribuido.