beneficios de la risa en la salud

Los científicos Españoles también estudian los efectos de la Risa en la Salud.

Un trabajo español reivindica el papel terapéutico de la risa. Reír contribuye a mejorar diversos parámetros relacionados con la salud, por lo que los especialistas piden que se potencie.

Desde hace décadas, la literatura científica se ha ido haciendo eco de los beneficios que ejerce la risa en la salud. A las indudables ventajas que ejerce esta manifestación de satisfacción y alegría sobre el estado mental (reduce la tensión nerviosa, distrae, alivia las preocupaciones, eleva el ánimo…), hay que sumarle no pocas en el plano puramente físico.

De esta manera, reír relaja el tono muscular, aumenta la ventilación pulmonar y la saturación de oxígeno, reduce la hiperreactividad bronquial en pacientes con asma, amortigua el pico de glucemia que se produce después de ingerir alimentos, disminuye la presión arterial y la frecuencia cardiaca, mejora la funcionalidad de los vasos sanguíneos, estimula el sistema inmunológico, favorece la liberación de endorfinas (cannabinoides endógenos implicados en las sensaciones placenteras que ejercen unos claros efectos analgésicos)… y así hasta un largo etcétera de consecuencias fisiológicas positivas.

Por esta razón, un artículo recogido en revista Medicina Clínica reclama una mayor atención para este fenómeno «cuyo goce se ha comparado con el de la actividad sexual y otras reacciones placenteras del organismo».

Ensayar carcajadas

Según se plasma en el documento, existen diferentes tipos diferentes de risa:

  1. La espontánea es la que surge de forma natural, como expresión genuina de las diversas emociones humanas (alegría, humor, emoción…);
  2. la estimulada se produce ante determinados factores externos, como las cosquillas, la inducida (superficial y hueca) es el efecto de ciertos medicamentos o sustancias psicotrópicas como el alcohol y ciertas drogas;
  3. la patológica, como su propio nombre indica, es producto de alteraciones emocionales o dolencias y no es fácil de controlar.
  4. Finalmente, la risa ensayada se consigue mediante su práctica a voluntad y sin motivo aparente que la justifique.

Dado que el cerebro no diferencia el desencadenante de la risa ¿por qué no trabajar este fenómeno y aprovechar así todas las ventajas que supone para la salud?

De esta manera, los autores ensalzan el desarrollo de la terapia de la Risa, que no es otra cosa que la práctica de ejercicios, técnicas y actividades (individualmente o en grupo) para favorecer la desinhibición previa al estado de hilaridad.

A este respecto, se ha creado la Red Española de Investigación de Ciencias de la Risa (REIR), cuyo objetivo es llevar a cabo un ensayo riguroso de gran envergadura para corroborar científicamente que la risa no debe tomarse a broma.

Finalmente, el documento insiste en que los profesionales de la salud también le pueden sacar partido a esta manifestación, ya que mejora la relación que éste establece con los usuarios y transmite un apoyo emocional hacia él y sus familiares que, a veces, es casi tan importante como la administración de medicamentos o tratamientos.

Asimismo, una dosis de alegría en unidades como cirugía, cuidados intensivos y urgencias; departamentos con altas cotas de estrés y con una gran incidencia de trabajadores quemados contribuiría a promover su bienestar y, por extensión, el de sus pacientes.

Fuente: http://bit.ly/2hvFGFO